106 AÑOS DE PRESENCIA SALESIANA EN ALCALÁ

 en la sección Actualidad

La presencia
salesiana, así como toda su actividad educativa, pastoral y el carisma de Don
Bosco, seguirán vigentes, desarrollándose y garantizándose en la ciudad de
Alcalá de Guadaíra

La Comunidad de Salesianos religiosos no habitará en la
Casa de Alcalá

En la tarde de ayer 5 de octubre se anunció la suspensión de la comunidad
religiosa de Alcalá de Guadaíra
 tras un encuentro celebrado entre
Ángel Asurmendi, Provincial de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, y
los salesianos, al que siguió la reunión con el consejo de la Comunidad
Educativo Pastoral.

La decisión se enmarca en la reorganización de las presencias
salesianas de España iniciada en 2014 y es el resultado de un largo proceso de
discernimiento dentro del Consejo Inspectorial
, iluminado por las
orientaciones aportadas en el último Capítulo Inspectorial y por las
indicaciones del Rector Mayor de la Congregación que invitaba “a concretar el
plan para seguir definiendo, significando y redimensionando las casas y
comunidades, a fin de responder a la realidad que vivimos y así poder
garantizar un buen trabajo pastoral, asegurando de este modo una adecuada
dimensión cualitativa y cuantitativa de las comunidades”.

A partir de ahora comienza el proceso de acompañamiento y preparación de la salida de la
comunidad religiosa de la localidad, además del proceso de comunicación a
las diferentes autoridades eclesiásticas y civiles,
iniciándose el camino
para que en el curso 2021/22 la casa salesiana alcalareña comience a funcionar como una obra
salesiana de gestión laical
.

«La presencia de los salesianos en diferentes
labores de acompañamiento y animación pastoral, así como la organización de los
órganos de animación necesarios en la obra son algunos de los aspectos que, a
lo largo de este curso 2020-2021, se tendrán que ir perfilando mediante la
reflexión de la comunidad salesiana, el acompañamiento del consejo Inspectorial
y los servicios inspectoriales», compartía Asurmendi en su comunicación donde
daba diferentes detalles sobre este proceso de reestructuración.

La comunidad salesiana dejará de estar
presente en Alcalá de Guadaíra tras 106 años, pero la misión y carisma seguirán encarnados en la obra y en
una comunidad educativa que permanecerán al servicio de los jóvenes, con
el estilo de Don Bosco, como fiel reflejo del deseo iniciado por doña
Virginia Belloc y don Pedro Ricaldone a principios del siglo pasado.

Una historia que sigue avanzando con la
apertura de esta nueva etapa. Un proyecto firme con raíces profundas que se
consolidará sobre la devoción a María Auxiliadora Coronada, hoy fuertemente
afianzada en Alcalá de Guadaíra, que seguirá acompañando este camino y a todos
los que forman esta comunidad educativa.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar