“DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MÍ”

 en la sección Actualidad, Hermandades

La Virgen del pueblo, una Madre para los jóvenes

Tal como se acercan los días de agosto, se eriza la piel de aquellos que saben que se aproximan no sólo días de celebración sino de trabajo incondicional por amor a María y por amor a nuestras tradiciones. Jóvenes del pueblo y el Grupo Joven de la Hermandad se dedican cada año a engalanar y engrandecer el recorrido de la Santísima Virgen. El año pasado recibieron a Nuestra Señora en la Parroquia de Santiago, decorando todos sus aledaños, anunciando a los alcalareños que eran los días de la Virgen.

Este año, debido a las circunstancias que todavía nos atañen, todo es diferente, en el centro solo se ven colgaduras de la Patrona y es que han querido que por estos días lo que esté engalanado sea el lugar donde nos reencontraremos con la Virgen, su templo, su castillo. Su casa se reviste de sus mejores galas para recibir a sus hijos, como casa que acoge.

En ese afán por llegar a más y llevar la Virgen al pueblo, este año el Grupo Joven, junto a otros jóvenes, han iniciado uno de los proyectos más bonitos que se han puesto en marcha, si bien solo ha sido un primer paso, de cara a años próximos. Este año, de la mano de los vecinos y niños de uno de los barrios, tan humilde como trabajador, más identitarios de nuestra localidad, se ha llevado a cabo la tradicional decoración de gallardetes y guirnaldas de flores con los colores de nuestra bandera.

Jornadas de trabajo con niños, jóvenes y mayores del barrio del castillo que tanto quieren a la Virgen y tienen la dicha de tenerla como una vecina más. En cada flor de papel, el cariño de cada vecino del pueblo que con mimo ha colocado para Ella. Y deseando que, para años venideros, sean muchos más vecinos y vecinas de Alcalá los que coloquen flores de papel para la Virgen y engalanen sus calles para la que Reina en nuestra fortaleza.

Como tiene que ser, porque Santa María del Águila Coronada es la Patrona, la Alcaldesa Perpetua de Alcalá, la Virgen del pueblo, la Madre de los alcalareños,  la que nos protege a todos sin distinción de clase, condición, raza… la que nos cobija bajo su manto como cuida un águila imperial a sus crías bajo sus alas.

“Dejad que los niños se acerquen a mí”, decía su hijo y Ella, como la madre que no juzga, es la que nos acerca a Él. Niños y jóvenes que viven por amor a la Virgen y que sueñan cada año con engrandecer sus fiestas pues, además del amor a María, aman Alcalá y engrandecer los días de la Virgen supone reivindicar y empoderar las tradiciones de nuestro pueblo.

Alcalá se encuentra en sus días grandes y, si no lo saben, pregúnteles a sus vecinos y sus jóvenes, que le enseñarán como aquí se quiere a su Madre.

Paloma Castillo González  – Historia del Arte.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar