DESDE OROMANA – DE PROYECTO A REALIDAD ANUAL

 en la sección Actualidad

Las noches de verano
en Alcalá, se llama Noctaíra desde hace 4 años


Pensando en el crecimiento y adaptación a las
nuevas realidades, en la que nos encontramos atravesando en estos duros
momentos de Covid-19, a las que se enfrenta el sector cultural, es necesario
garantizar cada vez más que las buenas ideas no se queden en eso y acaben
concretándose en buenos proyectos. No es suficiente con la voluntad, las buenas
intenciones y el ímpetu profesional para transformar la sociedad mediante la
cultura. De esta manera, las ideas se transforman en proyectos, y estos en
acción. Los unos sin los otros dificultan el proceso que permite conseguir los
resultados deseados.
Con estos sanos objetivos, nació hace 4 años
Noctaíra. Un proyecto de nuevas creaciones culturales, teniendo como escenarios
varios lugares emblemáticos de Alcalá. Es que hablar de noches en el Castillo,
de paseos por el entorno de la muralla es recordar tiempos pasados a nuestros
queridos seres. Es el recuerdo de vivencias, la añoranza perfecta y sobre todo
la estimulación nuevamente en reaccionar ante todo lo acontecido.
Noctaíra es el mejor argumento que todo
alcalareño tiene durante las noches estivales para disfrutar. Una amplia
programación, muy diversa y para todos los públicos, con dos señas de
identidad, el Castillo de Alcalá y su entorno patrimonial, y la Harinera del
Guadaíra, ese recuerdo de nuestra industria panadera. Las noches de verano en
Alcalá, es el momento de compartir cultura, de fomentar nuestra riqueza turística
y sobre todo, de fortalecer nuestras relaciones con la cultura.
Desarrollar los proyectos de manera metódica
y rigurosa, pero también flexible, personalizada y efectiva, asegura que las
políticas y los proyectos logren las mejoras del contexto que se pretenden.
Diseñar un proyecto no es aplicar una plantilla estándar, sino conocer a fondo
una realidad, definir una propuesta de actuación y planificar detalladamente su
producción.
Y para que todo se haga realidad, hace falta
un gran equipo, técnico y humano que lo hacen posible. Desde los profesionales
que subirán a los escenarios, hasta los profesionales que lo hace posible, con
una exquisita organización, este año muy adaptada a las circunstancias. Desde
responsables municipales de diversas delegaciones, hasta políticos comprometidos
con la cultura, las artes escénicas y el turismo entre otros.
No hay que engrandecer los trabajos de los
demás, sino disfrutarlos y vividlos de la mejor manera posible. Porque de
nosotros sigue dependiendo que la cultura, el turismo, el flamenco y el talento
en Alcalá, siga creciendo.
Queridos alcalareños, no queda otra!! Toca disfrutar
de estos momentos.
Alejandro Calderón
Sánchez

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar