El Ayuntamiento reconoce la vinculación de las Clarisas con Alcalá en la figura de la hermana sor Celina con un azulejo conmemorativo en el Convento de Santa Clara

 en la sección Actualidad, Hermandades

El Ayuntamiento de Alcalá de Guadaíra ha rendido un homenaje a Sor Celina, monja clarisa, que dedicó su vida a reconstruir y engrandecer el histórico convento de las Clarisas, así como a ayudar a muchas personas que acudían a ella. Con este reconocimiento, el Consistorio rinde homenaje también a la comunidad de las Clarisas, presentes en Alcalá desde 1597. Una placa recuerda desde hoy el nombre de esta destacada hermana clarisa en la fachada del convento, en la calle Nuestra Señora del Águila.

En el acto, celebrado en el interior del convento, han estado presentes, la alcaldesa de la ciudad, Ana Isabel Jiménez, el Arcipreste de la Ciudad, Javier Criado, la Congregación de Hermanas Clarisas, miembros de la Corporación Municipal, la Junta de Gobierno de la Hermandad del Perdón, el Consejo de Hermandades, clero local, familiares y personas vinculadas con el convento.

La alcaldesa de la ciudad, Ana Isabel Jiménez ha destacado que de “Sor Celina todos recodamos su entrega a los demás y su bondad. Esa que traspasa la mirada de la gente buena, siempre entregada, y dando lo mejor de sí para los demás. Una monja, bajita, menuda de cuerpo, pero de gran corazón. De carácter fuerte y recio, pero suavizado por el humor, sabiendo siempre cuál era el objetivo de su vida”.

Por su parte, David Picazo, Hermano Mayor de la Hermandad del Perdón, corporación muy vinculada con el convento donde se alojó el crucificado titular de la hermandad, indicó “que probablemente sor Celina fue una de las mujeres más importantes el siglo XX en Alcalá, siempre pedía ayuda porque su objetivo estaba claro, levantar este convento y revitalizar esta comunidad” y añadió que para su hermandad del Perdón “sor Celina era como una madre, siempre fue nuestro apoyo y junto con sor Margarita lideraron toda la comunidad”.

La abadesa del Convento, sor María del Águila ha recordado en sus cariñosas palabras la figura de sor Celina, que la acogió en el convento cuando llegó con 15 años, “ella trabajó mucho por buscar bienhechores; era una persona amable y amigable y su carácter era más andaluz que castellano, siempre estaba dispuesta a rezar por los demás, por los enfermos y necesitados”. Sor María del Águila destacó la labor de la que fue Madre Superiora en la reconstrucción del patrimonio del convento y con él del patrimonio de Alcalá, durante los 62 años que pasó en él

La presencia de la congregación de las monjas clarisas siempre ha estado muy presente en Alcalá de Guadaíra. El Convento de las Madres Clarisas fue fundado en 1597 mediante licencia del Cardenal Arzobispo don Rodrigo de Castro y con la ayuda del Ayuntamiento de Alcalá que aportó 2.000 ducados, importante cantidad para la época, para costear la edificación del monasterio.

Desde entonces hasta nuestras fechas han pasado más de cuatro siglos y cientos de hermanas ha vivido entre los muros de este convento, en vida contemplativa dedicadas a la oración.

Cuando en el siglo XIII San Francisco de Asís fundó la fraternidad franciscana, la organizó entres órdenes: La Orden Primera, integrando a los frailes menores; la Segunda, a las madres clarisas; y la Tercera, a los laicos consagrados. Las tres Órdenes estuvieron presentes en Alcalá durante siglos, las dos primeras en el antiguo convento de San Francisco, mientras que la Orden Segunda sigue presente en este monasterio.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar