EN NOMBRE PROPIO: ENRIQUE PAVÓN BENÍTEZ, DELEGADO DE PRESIDENCIA Y FIESTAS MAYORES

 en la sección Actualidad

UNA GRAN DEVOCIÓN
HACÍA LA PATRONA DE ALCALÁ
El delegado municipal de Presidencia y Fiestas Mayores,
Enrique Pavón, muestra su devoción por Alcalá y su Virgen del Águila Coronada.

ENRIQUE PAVÓN, JUNTO A LA
ALCALDESA DE LA CIUDAD, EN LA
FUNCIÓN PRINCIPAL DEL 15 AGOSTO
El mes de Agosto en Alcalá, es el mes de la
Patrona. Momentos devocionales de muchos alcalareños, que en el calendario
anual se encuentra en rojo y contando los días para ese momento. Día en el que
la Patrona de Alcalá baja para visitar a sus vecinos, a sus abuelos de la
Residencia La Milagrosa, a sus Monjas del Convento de Las Clarisas y a sus
fieles devotos. Esos que durante 365 días se encuentran esperando. Y para que
todo luzca como Ella se merece, aquí es donde encontramos a un alcalareño de
profundas convicciones, que dedica todo su empeño en que esa Alcalá que quiere
ver la Patrona reluzca con sus mejores galas.
Enrique Pavón Benítez, alcalareño de
nacimiento, de profundas creencias, amor y pasión por su Alcalá, es el
responsable municipal encargado de coordinar todas las actuaciones necesarias
para poner Alcalá como se merece para la llegada de la Patrona. El mes de
Agosto, es como si se tratase de la segunda cuaresma que vive el Delegado
Municipal de Fiestas Mayores y Presidencia, todo lo que le rodea y pasa por sus
pensamientos se ciñe a la Patrona y Alcaldesa de la Ciudad.
“La Novena a la Virgen y la salida
procesional el próximo 15 de agosto, es el homenaje que todos los alcalareños
rendimos a nuestra Patrona, siendo especial cada año”, comenta Enrique Pavón,
quien al mismo tiempo ha manifestado “los alcalareños reivindican cada año la
singularidad y la emoción que desprende la Patrona con Alcalá, que durante
siglos se van trasmitiendo de generación en generación”.
El Delegado Municipal de Presidencia y
Fiestas Mayores, derrocha durante estos días previos una mezcla de tradición,
de emoción, de religiosidad, de fraternidad y alegría, aunque personalmente no
se encuentre atravesando por buenos momentos familiares. Una fiesta en torno a
la Virgen que, en su opinión, “es complicado de describir pero que merece la
pena vivirlo desde dentro”.
“Cada cohete que lanzamos el día 15 de agosto
a la llegada de la Virgen a las puertas del Ayuntamiento, es una señal de
agradecimiento a la Virgen, una emoción y un recuerdo a los que ya no están con
nosotros. Es algo que está presente sólo en el ADN de los alcalareños”, ha
comentado Enrique Pavón.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar