LA POLITICA DESTRUCTIVA DEL GRUPO MUNICIPAL POPULAR

 en la sección Actualidad

El PP
de Alcalá reniega de su obligación de trabajar por la ciudad

El Grupo Municipal
Socialista advierte del nulo trabajo del PP de Alcalá para la mejora de las
condiciones de vida de los alcalareños y alcalareñas

El Grupo Municipal Socialista en el
consistorio alcalareño, ha informado a través de una nota de prensa, el cruce
de acusaciones y falta de compromiso político que cuenta el PP de Alcalá en
este mandato, en donde los gestores del PP desprecian la labor del Gobierno
Municipal y buscan constantemente la crispación, en todo momento y encuentros,
ya sean los en los plenos ordinarios del Ayuntamiento como en las diferentes
comisiones informativas.

Los socialistas, afirman “en el presente
mandato político asistimos en Alcalá a una situación muy grave protagonizada
por algunos de los grupos de la oposición municipal. Es el caso del PP de
Alcalá, que ha renunciado por completo a su obligación de trabajar por la
ciudad y sus vecinos. Son muchas las evidencias que demuestran esta actitud. La
última de ellas es que en el próximo pleno ordinario del mes de enero el grupo
municipal popular sólo presenta una moción, relativa al formato de realización
de los plenos. No presenta ninguna propuesta que tenga trascendencia en la
ciudadanía”.

El nulo trabajo en beneficio de los vecinos
de Alcalá se demuestra día a día.  Todo
ello a pesar de que cuentan con todos los medios para trabajar aportados por el
Ayuntamiento, incluida la liberación a tiempo completa de su portavoz, Sandra
González y de un secretario de grupo designado a dedo por la propia González.

Falta
de proyectos e ideas para el Presupuesto Municipal 2021

Otra evidencia clara de su desprecio por los
ciudadanos y su nulo interés por mejorar la ciudad es que en la tramitación de
los Presupuestos Municipales no presentaron ninguna enmienda, no aportaron
ninguna mejora al proyecto, ni de modificación de las partidas, ni de
propuestas novedosas.  Queda claro así
que no se han molestado en leer el expediente más importante del año para una
ciudad como Alcalá.  El único documento
que presentaron fue un escrito para recusar de la votación a dos concejales del
Equipo de Gobierno. Una artimaña, sin base legal, para ganar en los despachos
lo que no han ganado legítimamente en las urnas.

Pleno tras pleno las propuestas de la derecha
están vacías de contenido y no tienen interés para los ciudadanos tanto del
grupo popular, como de su socio Vox que en este pleno de enero también presenta
una moción sobre formalidades internas que en nada mejoran la vida de los
vecinos de Alcalá.  En otras mociones al
pleno se han referido a cuestiones no relacionadas con nuestra ciudad. Prueba
evidente de que su interés por Alcalá es nulo y sólo quieren estar en el
Ayuntamiento y en el Pleno para hacer oposición al Gobierno de España e
intentar agradar a sus jefes buscando prebendas y un mejor posicionamiento en
su partido. 

Esto es algo que viene sucediendo desde el
inicio de este mandato corporativo a mediados de 2019. Sus aportaciones en el
trabajo cotidiano de la gobernabilidad, en las comisiones y juntas celebradas no
son equivalentes al sueldo que gana la portavoz municipal del PP. La
información que se les viene dando en el día a día, en reuniones y contactos,
pocas veces se traducen en propuestas concretas, en aportaciones útiles.

La única dedicación del grupo popular es verter
demagogia ante cualquier situación, manipular y mentir en las redes sociales, llegando
incluso a ataques personales siempre injustificados, siempre con el objetivo de
engañar a los alcalareños y alcalareñas. Para eso sí tienen tiempo. El grupo
popular no trabaja en beneficio de los ciudadanos, únicamente se dedican a
montar campañas de difamación, de desprestigio personal y que atentan contra el
derecho al honor de los miembros del equipo de gobierno, llegando a usar medios
y recursos ilícitos en redes sociales para atacar a los miembros del PSOE.

Una Junta de
Portavoces crispada y con la ausencia de la portavoz municipal

En la sesión de la junta de portavoces
celebrada este jueves, ante la ausencia en la sesión de la portavoz del grupo
popular, Sandra González, ocupó su lugar el el secretario de grupo del PP, ex
concejal de Lora del Río, que no pertenece a este órgano y que tiene nulo
conocimiento de la realidad alcalareña, ya que reside fuera de la ciudad y sus
intereses en política responden a intereses que nada tienen que ver con
Alcalá.   En su dinámica de nulo trabajo no
realizó ninguna propuesta para mejorar la gestión municipal, y en su lugar se
dedicó a reírse y mofarse del delegado de Hacienda y portavoz y de la delegada
de Servicios Sociales. Su defensa ante este comportamiento es volver a mentir
en los medios afirmando que el portavoz, Jesús Mora “perdió los papeles”. Otra
falsedad, ya que el portavoz socialista se limitó a cortar la crispación creada
y a poner fin a la burla y la falta de respeto de la hacía ostentación el
representante del PP.

El grupo municipal socialista y el portavoz
del Gobierno volvieron a insistir en que todos los miembros de la corporación
tuvieran respeto mutuo y un tono constructivo y que no contribuyeran a la
crispación de la política local, como de hecho está realizando el grupo PP.

Si alguien pensaba que la portavoz y
candidata del Partido Popular había aprendido algo de la tremenda bajada de
concejales que tuvieron en las últimas elecciones locales, pasando de cinco a
tres concejales, se ha equivocado. En lugar de desarrollar un trabajo serio y
riguroso, algo imposible por su escaso nivel político, ha optado por una
actuación que nada aporta ni a la ciudad ni a su formación. 

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar