LUZ VERDE DEL GOBIERNO MUNICIPAL PARA LA AMPLIACIÓN DEL MUSEO ALCALÁ DE GUADAÍRA Y REURBANIZACIÓN ENTORNO

 en la sección Actualidad, Museo

El Museo de la Ciudad
ampliará sus instalaciones con nuevas salas de exposición, un aula didáctica,
talleres y almacenes

El Gobierno municipal
da luz verde al proyecto que incorpora el edificio que sirvió de Comisaría de
Policía junto a uno de los accesos del Parque Centro, con la reurbanización de
esa vertiente de la plaza de la Almazara

El Museo de Alcalá de Guadaíra será más
grande. El Ayuntamiento ha dado luz verde al proyecto de ampliación de la
instalación expositiva municipal, a la que se va a incorporar el edificio de
oficinas de dos plantas que acogió por un tiempo la Comisaría de Policía, en
uno de los accesos del Parque Centro. La ampliación permitirá contar con dos
nuevas salas de exposición, un aula didáctica, dos talleres-laboratorio para
realizar trabajos de restauración o catalogación de piezas, entre otros y
espacios de almacenaje.

Se cumple así uno de los objetivos del
Gobierno local como es el de potenciar uno de los museos de referencia de la
provincia de Andalucía por la calidad de sus exposiciones permanentes,
patrimonio artístico y convocatorias de prestigio como el Concurso
Internacional de Pintura de Paisajes, entre otras.

El
diseño del nuevo Museo destaca por su carácter innovador y a la vez respetuoso
con la construcción actual, de arquitectura industrial regionalista, sobre una
nave de la antigua fábrica que había en esta céntrica zona de Alcalá. El
proyecto, además, supondrá la reforma de todo el edificio y la reordenación de
la Plaza de la Almazara, a la que asomará la nueva fachada del Museo.

El primer paso será la rehabilitación del
edificio municipal de dos plantas, actualmente en desuso, situado justamente
junto al Museo y que se anexionará al edificio principal mediante pasillos
interiores. Se comprobará el estado de la cubierta, estructura y se eliminarán
las particiones interiores para obtener espacios lo más diáfanos posible. Se
conservará el juego de vanos de las fachadas y se creará una nueva fachada
principal a la plaza que se reconocerá como nueva imagen de todo el conjunto.

El
proyecto de ampliación y reforma otorga prioridad a soluciones con propuestas
económicas y que hagan viable su realización. Así, el espacio de recepción del
Museo actual se reorganizará para que permita la circulación hacia
la zona de ampliación, se eliminará la escalera interior
que ocupa gran parte del espacio disponible y uno de los despachos pasa a
convertirse en área de paso que conecta con la ampliación. La actual aula didáctica
pasará a cumplir la función administrativa del despacho que desaparece y se le
incorporará un espacio adecuado de reunión para el personal del Museo y la
escalera de incendios se eliminará y la evacuación alternativa de la planta
primera será
a través de la futura
nueva escalera de la ampliación. Una vez concluido, el edificio que se anexiona
pasará de tener 206 a 252 metros cuadrados de superficie útil.

El plazo de ejecución previsto es de seis
meses desde el inicio de los trabajos, partiéndose de un presupuesto que ronda
los 390.00 euros. La alcaldesa de la ciudad, Ana Isabel Jiménez, ha mostrado su
satisfacción “por el avance de un proyecto muy ilusionante por el que hemos
apostado de manera decidida porque nuestro Museo crece en número de visitantes,
contenidos y patrimonio, este espacio lo hará aún más atractivo, y por otro
lado realzaremos con su nueva fachada un espacio del centro de Alcalá con mucha
vida cultural, un lugar de encuentro por el que late el corazón de nuestra
ciudad”.

La construcción objeto de la adecuación como
ampliación del Museo formaba parte de las instalaciones industriales
denominadas MARTÍ Y GUTIÉRREZ, Industrias del Olivo S.A., fundada en 1917, cuya
actividad era la de refinería de orujo y fábrica de jabones. Es una de las construcciones
que se conservaron y quedaron integradas dentro del Parque Centro, como
testigos de su vida anterior y por su capacidad para ser transformadas en
nuevos usos. Buena parte del espacio que ocupaba la antigua fábrica tras el
desmantelamiento industrial quedo libre y se transformó en parque durante la
década de los noventa, culminando las obras a principios del presente siglo. A
continuación, se adaptó la nave de almacenaje como Museo de la Ciudad que quedó
inaugurado en 2005.

El
edificio que se incorporará al Museo está ubicado junto a lo que fue la antigua
entrada de la antigua fábrica y su uso era en planta baja el de oficina y
puesto de control de la puerta de acceso. La planta superior contaba con un
acceso independiente, ya desparecido, a través de una escalera exterior en el
espacio intermedio que lo separa de la nave del actual Museo. A comienzos de
los noventa fue sede de la empresa municipal de la vivienda, manteniendo su uso
original de oficina. Posteriormente volvió a estar sin ocupación hasta el
traslado provisional de la Comisaría de la Policía Nacional, a principio de los
años 2000, que fue su último inquilino hasta que ésta se trasladó a su nueva
sede.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar