PARTIDO DE ALTO VOLTAJE EN LOS CAÑOS (0-2)

 en la sección Actualidad

El Alcalá sigue en la
lucha por alcanzar la mejor nota

El giro de 360 grados que ha dado el Alcalá
en apenas dos semanas es ilimitado y sorprendente, y lo que es mejor, va en la
buena dirección para seguir en la lucha por terminar este primer periodo de
competición con nota alta de cara a una segunda fase, que será tratada como un
final de carrera universitaria. Los discípulos del nuevo tándem Arazán –
Rodríguez no tienen síntomas de vagancia sino todo lo contrario, de
sobreponerse ante cualquier adversidad sobre el terreno de juego. Y es que la
transmisión que ofrece la dupla no es para menos.

Partido intenso, de alto voltaje, disputado y
sin dueño con esta frase resumiríamos simple y llanamente el partido. Pero los
valores deportivos de los alcalareños hacen que el relato del encuentro tenga
algo de incertidumbre hasta llegar el final de la primera mitad. Dos equipos
con dos cuerpos técnicos, bien trabajado de principio y a fin, y con las sanas
intenciones de sacar alguna renta en estos primeros 45 minutos de juego. Sin
dominador claro, y con ocasiones para ambas escuadras finalizaba una primera
parte con mucho ritmo y con ganas de abrir el marcador. Porque estos encuentros
están claros que a cero goles no se quedan.

Tras el paso por vestuarios, las fuerzas no
decayeron, sino todo lo contrario, parecía un simple y calco el comienzo que en
los primeros minutos de juego. Con los dos equipos con su mente ganadora. Pero
el repertorio que ofrece la parte ofensiva del cuadro panadero no tiene techo,
y el olfato goleador sigue en auge, y con mayor proyección.

De nuevo el colombiano Joel fue el
protagonista del primer gol de los panaderos, porque este jugador además de
tener una velocidad, como los buenos Mercedes o AVE, hace de lo más complicado
una bella obra de arte con ese don que le caracteriza. Llegaba el 0-1 en el 51
y la alegría en los alcalareños. Si bien la guardia no se bajó en ningún
momento, porque ambas escuadras seguían luchando., y moviendo banquillo para
fortalecer esas zonas donde la relajación por cansancio podría llegar.

Este gol, no dio tranquilidad. Este gol
ofreció mayor energía posible. Este gol, fue el mejor aliciente, porque ni los
locales se vinieron abajo ni los panaderos se lo creyeron aún. La guardia
pretoriana panadera, se contrapuso ante las diversas embestidas de los locales
que buscaron el empate de diversas maneras, bien a balón parado o en jugadas
fabricadas. Pero lo mejor de todo, llegó en una jugada elaborada y más que
trabajada del equipo panadero, que sirvió para poner el segundo en el marcador
por medio de Diego en el 74 de partido (0-2).

Ya con este resultado que campeaba en el
marcador, y a falta de 15 minutos para la finalización del partido, ambos
equipos lucharon de lo lindo. Uno para intentar que el marcador fuera más ajustado,
mientras que los visitantes quisieron poner la puntilla y dar esta certidumbre
que tanto desean. Y estuvo a punto de certificar el partido de nuevo Joel antes
de sonar el silbato del colegiado para decretar el final de la contienda. La
picaresca, el buen desmarque y el fino juego, resolvió un partido de alto
voltaje, muy intenso y de máxima dificultad para los dos equipos que se
batieron con ambición y grandeza, siempre en busca de la victoria.

Tres puntos vitales, que siguen dando
Esperanza e ilusiones. Y como dice el refranero popular  hasta el rabo todo es
toro”.

Alejandro Calderón
Sánchez

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar