STOP A LA SOLEDAD DE LAS PERSONAS MAYORES DE LA CIUDAD

 en la sección Actualidad

ALCALÁ DE GUADAÍRA
IMPULSA UN PROYECTO SOCIAL COMUNITARIO CONTRA LA SOLEDAD DE LOS MAYORES
Ha empezado a tomar forma un movimiento de cohesión
social que busca sensibilizar a la población sobre esta realidad, y generar un
voluntariado con los diferentes sectores sociales de la ciudad para que los mayores
no se sientan olvidados, sino queridos y útiles.

LA DELEGADA DE SERVICIOS SOCIALES, PRESIDE LA REUNIÓN
Alcalá de Guadaíra ha iniciado un movimiento
social contra la soledad de las personas mayores, una epidemia creciente en las
sociedades actuales, aunque muy oculta, a la que debe darse visibilidad y frente
a la que las ciudades, en comunidad con sus sectores sociales, deben
sensibilizarse y actuar para que los abuelos y abuelas no se sientan olvidados,
sino queridos y útiles.
Uno de los objetivos del Equipo de Gobierno
es la cohesión social y aunque ya se trabaje desde Servicios Sociales con los
mayores, es necesario abrir el paraguas a esta situación de soledad, no únicamente
a través de servicios sanitarios o asistenciales sino también de la mejora
emocional de los abuelos y abuelas que están solos, o se sienten solos,  de forma que revierta en su calidad de vida
como personas y de forma secundaria sobre su salud. Pero para ello es necesario
que se unan las fuerzas vivas de la ciudad, aunque se impulse desde las
administraciones públicas como puedan ser el Ayuntamiento o el Distrito
Sanitario.
En este sentido, el centro municipal de
Servicios Sociales de Alcalá ha acogido una primera reunión, presidida por la
delegada Virginia Gil, para empezar a trabajar este proyecto con la
participación de representantes del Distrito Sanitario, Alcalá Accesible, la
Asociación de Mujeres Voluntarias, Caritas Arciprestal y la Pastoral de la
Salud.
El objetivo es poder implicar a los máximos
ámbitos alcalareños posibles, desde los mismos departamentos municipales de
Mayores y Participación Ciudadana, a todo tipo de asociaciones y entidades
(vecinales, sociales, religiosas, de voluntariado, de mayores, juveniles…) que
quieran sumarse y compartir algunas horas con los abuelos y abuelas de su área
de influencia para, simplemente, darles conversación, leer o hacerlos
partícipes de alguna actividad, procurando que se sientan útiles, que tengan relaciones
sociales y que perciban que se les escucha.
Hay que tener en cuenta que las personas
mayores que hoy se sienten solas o carecen de compañía y apenas hablan nunca
con nadie, son nuestros vecinos y han estado participando activamente en la
vida alcalareña, desde su barrio, con alguna entidad o asociación. Con esta
filosofía, el próximo día 25 se convocará una nueva reunión a la que se invita
a las fuerzas vivas de Alcalá, un municipio con gran trayectoria de
voluntariado y solidaridad, para esta iniciativa de cohesión social.
Las entidades participantes iniciales y las
que se vayan sumando trabajarán por un lado en la localización de personas
mayores que tengan esta necesidad de compañía y/o emocional y que quieran
participar del proyecto. Asimismo, otra línea de actuación previa será la de la
sensibilización de la población ante esta necesidad de la tercera edad y la
captación de ese voluntariado desde un punto de vista de afinidad o área de
influencia con los mayores, junto a una formación específica para este
voluntariado.
La
soledad y su repercusión
El modelo de sociedad que se ha ido
conformando con los avances técnicos, científicos y de medicina, con más
esperanza de vida pero igualmente con mayores niveles de discapacidad y/o
dependencia por la avanzada edad, y por nuevas interacciones que la tecnología
permite en la distancia, pero que genera menos contactos interpersonales a todas
las edades, ha favorecido el aumento de la soledad, especialmente en las
personas de más edad.
A nivel nacional se estima que más de 2,5
millones de personas mayores se sienten solas y que, de ellas, es posible que
más de medio millón se sientan solas a menudo. Además, diversos estudios
apuntan a que la soledad provoca impactos psicológicos y físicos en las
personas, tanto que la Organización Mundial de
la Salud (OMS)
la ha declarado como problema de salud.
Así, 
estudios médicos y de trabajo social indican que los efectos de la
soledad en la salud de los mayores pueden ser múltiples. Para empezar, afecta a
la salud mental y se asocia a mayor riesgo de depresión, de ansiedad y peor
calidad del sueño. También el posible incremento de la obesidad por los malos
hábitos alimentarios y la vida sedentaria, o en otra medida, desnutrición. Por
otro lado, la reducción de las salidas a la calle por carecer de compañía se
traduce en un empeoramiento de las enfermedades de tipo óseo, como la artrosis,
y también hay que tener en cuenta el riesgo de infecciones por la falta de
higiene, más los accidentes domésticos devenidos por la soledad.
No se trata este proyecto de los servicios médico-asistenciales
ya encauzados en otros programas, sino del estado emocional que sí favorece la
salud mental y, por tanto, es beneficioso para las condiciones generales de las
personas mayores.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar