UNA RECREACIÓN DEL BENITO VILLAMARÍN INVADE LA PEÑA BETICA MIGUEL ESPINA DE ALCALÁ

 en la sección Actualidad

LAS MANOS, EL ARTE Y
EL CORAZÓN VERDIBLANCO, DE ISIDRO ESPILLAQUE DAN FORMA A UNA JORNADA DE DOMINGO DE FÚTBOL
En la maqueta realizada, se puede apreciar muchos de los
detalles de los que cada domingo se pueden observar tanto por dentro como fuera
del coliseo de Heliópolis.

EL AUTOR DE LA OBRA, EN EL CENTRO, ACOMPAÑADO
DE DIRECTIVOS DE LA PEÑA BÉTICA Y LA PRESENCIA DE
MIGUEL ESPINA
(REPORTAJE GRÁFICO: ALEJANDRO CALDERÓN)
Una recreación del Estadio Benito Villamarín
de Sevilla, realizada por Isidro Espillaque Jiménez, se ha instalado en la Peña
Bética Miguel Espina de Alcalá, hasta mañana jueves. Una maqueta donde se puede
apreciar, con lujosos detalles, un paseo de unas horas previas que el entorno
de Heliópolis convive cuando hay jornada en el coliseo de la Avenida de La
Palmera. Una exposición que cuenta con más de 500 playmobil, además de
accesorios de otros tipos, tales como coches, autobuses o el quiosco de pipas y
golosinas que se instalan alrededor del estadio verdiblanco. 
La inauguración en el día de ayer martes,  estuvo presidida por el Presidente de la Peña
Bética Miguel Espina, Manuel Delgado Liánez, acompañado por directivos, y la
presencia de D. Miguel Espina, persona que lleva a gala todos los actos que se
organizan en la entidad alcalareña que lleva su nombre.
El autor de la obra, ese artista que muchas
personas llevan por dentro, es Isidro Espillaque Jiménez, socio de la Peña, y
pintor de profesión. Persona que el tiempo libre que tiene, lo dedica a
realizar labores de este tipo, aunque si bien, parte de culpa la tiene su
nieto. Pues este talentoso trabajo, era una pequeña construcción de un terreno
de juego para jugar a las “chapas”, lo que finalmente ha servido para realizar
una gran construcción, edificando las llamativas escenas de un domingo de
fútbol.
Para Isidro Espillaque, la realización de
este proceso no ha sido nada fácil, ya que ha empleado casi un año en la
materialización de la misma. Trabajando con detalles todo lo que se aprecia en
la misma. Una gran labor que finalmente ve recompensada por esa cara de
felicidad, que tanto jóvenes como mayores, ponen cuando aprecian esta joya.
Este arte que emana pasión verdiblanca.
Felicidades al autor, Isidro Espillaque, y a
la Peña Bética Miguel Espina, por la gran labor que realizan a lo largo de todo
el año.


Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar