VALIDACIÓN DEL PROYECTO PARA NUEVAS RESTAURACIONES EN EL CASTILLO DE ALCALÁ “PLAN ALMENA II”

 en la sección Actualidad

La
Comisión de Patrimonio valida el proyecto municipal de actuaciones para la
próxima década en el Castillo de Alcalá, el ‘Plan Almena II’

El
documento unifica los criterios de actuación y establece un plan de usos para
los distintos espacios que incluye la visita, actividades culturales y mejores
accesos. También contempla la restauración e investigación arqueológica de
diversas  zonas del Castillo.

La Comisión provincial de Patrimonio
ha informado favorablemente el proyecto municipal de Alcalá de Guadaíra ‘Plan
ALMENA II’, que coordina todas las actuaciones previstas en el Castillo (Bien
de Interés Cultural -BIC -) hasta 2030, desde las acciones de investigación,
protección y conservación, a las de mantenimiento, rehabilitación y
divulgación, con el objetivo de cuidar, preservar y poner en valor y en uso
este recinto fortificado para la ciudadanía, y potenciarlo como fuente de
turismo para la ciudad.
La alcaldesa, Ana Isabel Jiménez, ha
recordado que “lo que conocemos como Castillo de Alcalá es en realidad un gran
recinto fortificado, que ha sido espacio de ocupación humana desde época
prehistórica. Su dimensión y su importancia patrimonial hacen de su
mantenimiento un importante reto, y la restauración de todos sus elementos una
labor necesitada de programación. Todas estas actuaciones tienen una
repercusión social para la ciudadanía, para la puesta en valor de la fortaleza,
desde el punto de vista patrimonial e histórico, pero también cultural y
educativo, a las que se suma el potencial turístico como generador de riqueza
para el entorno que en definitiva marca nuestro Plan Turístico Riberas del
Guadaíra”.
Para programar estas tareas, el
Ayuntamiento definió este programa de intervenciones denominado Plan ALMENA II,
que tiene un horizonte de 10 años, hasta 2030, y que contempla tanto las obras
de restauración, como las excavaciones arqueológicas y un plan de uso para sus
distintos espacios, y que ahora respalda la Comisión de Patrimonio, como administración
competente.
La intervención en el Castillo por
parte del Ayuntamiento no es nueva. De hecho, este Plan continúa el diseño de
intervenciones que, con el nombre de “Plan ALMENA I”, se han llevado a cabo
desde que Alcalá lograra la propiedad legal de la fortaleza y que han supuesto
la restauración y consolidación de amplias zonas del recinto y un significativo
aumento del conocimiento de su evolución histórica 
Actualmente se trata de renovar el
ciclo de planificación iniciado con el Plan ALMENA I, incorporando el
desarrollo de nuevas dinámicas en el recinto, con la puesta en uso con fines
culturales de la iglesia de San Miguel, por ejemplo, y  teniendo en cuenta las necesidades derivadas
de la mayor afluencia de usuarios y visitantes. En el documento se definen los
ámbitos del recinto fortificado que serán objeto de intervención de
rehabilitación, se plantea un ordenamiento de los posibles usos y se
sistematizan las nuevas intervenciones alrededor de cuatro ejes: investigación
/  protección; rehabilitación monumental;
conservación /  mantenimiento y difusión.
Además, contempla un conjunto de
recomendaciones en materia de intervención sobre el patrimonio que dará
uniformidad a todas las actuaciones realizadas y permitirá aplicar siempre los
mismos criterios independientemente del momento en el que se actúa o del equipo
que realice la intervención. De esta forma se definen por ejemplo los
materiales a utilizar o las texturas finales, entre otros aspectos.
Las actuaciones que plantea el Plan
ALMENA II se reparten por todo el recinto y abordan espacios que resultan muy
prometedores en cuanto a la información que pueden dar acerca de la historia y
evolución constructiva de la fortaleza. Es el caso de la explanada alta de
Santa María, en la trasera de la iglesia y el lateral de la misma que mira a
Sevilla. En este lugar se hicieron algunas catas arqueológicas en 2000 que
arrojaron la promesa de hallazgos muy interesantes. Apareció el trazado de la
villa medieval que se desarrolló en esta zona, acompañados de muchos restos
cerámicos y en niveles inferiores restos premedievales. El planteamiento para
este espacio es realizar una excavación completa y luego hacer compatible la
visibilidad y conservación de los restos con la visita.
Otro ámbito de actuación será la Torre
Mocha, que se baraja como uno de los primeros lugares en los que intervenir. Se
hará por primera vez una excavación arqueológica completa de la zona y se
restaurarán los elementos que componen esta zona fortificada. Se trata de
lograr datos clave sobre el funcionamiento de la Puerta de Santa María y de su
conexión con la fortaleza.
En la zona de las Alcazabas, se planea
la actuación en el ámbito donde menos se ha incidido hasta ahora: la casa del
Alcaide, situada en el extremo del Patio de los Silos y que conecta con la
Torre del Homenaje. Aquí se buscará la posibilidad de dar acceso a esta torre y
dar continuidad al Paseo de Ronda por todo el conjunto. En el lienzo de muralla
que va desde la Puerta Real a la Torre de los Escudos se harán actuaciones de
consolidación y saneamiento.
Para el entorno del Centro de
Interpretación, ubicado en el antiguo depósito del agua se contemplan obras de
adecentamiento y urbanización del entorno, ya que se quiere fomentar el papel
de esta dotación de cara a las visitas.
Las actuaciones de consolidación
contempladas en el Plan ALMENA II se distribuyen por torres y murallas de todo
el recinto, si bien establecen prioridades de actuación como la torre situada
sobre el Arco de San Miguel o la muralla sur que da al barrio de San Miguel.
El plan contempla también la
reordenación urbanística de la explanada baja de Santa María, donde hace
décadas se instalaban las atracciones de la Feria. Este será el punto de
entrada al Castillo para los vehículos por lo que se ordenará el acceso y se
ejecutará un aparcamiento que alternará con elementos de jardinería. También se
actuará en los lienzos de muralla que delimitan esta zona y que dan a la
trasera de algunas casas para consolidarlos.
Los usos de los diversos espacios de
la fortaleza quedan también definidos de cara al futuro, consolidando los
patios de los Silos y la Sima como ámbito para actividades culturales y para la
visita, el entorno del depósito de agua como espacio para recepción de
visitantes e instalación de servicios a los mismos, la explanada baja como
aparcamiento y zona ajardinada y la trasera y lateral de Santa María como área
de reserva arqueológica.

Últimas noticias

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar